La Prensa de Santa Cruz

Diario La Prensa de Santa Cruz

Día Mundial de la Salud

«Sin equidad no hay salud» expresó Claudio Vidal, Secretario General de Petroleros Privados.

vidal
Caleta Olivia

En virtud de celebrarse el Dia Mundial de la Salud y por ser el personal de salud el que está en la primera línea de la batalla contra la pandemia el lider del gremio de petroleros dio a conocer su posición y brindar su reconocimiento al personal de la salud con este mensaje:

«En el Día Mundial de la Salud debemos agradecer a los trabajadores sanitaristas que desde hace un año luchan en la primera línea contra el Covid-19.
Es importante reconocer a esos hombres y mujeres que se levantan cada mañana para mejorar la calidad de vida de toda la sociedad.
El coronavirus ha golpeado duramente al mundo entero, pero fue mucho más severo en aquellas comunidades que vienen arrastrando desde hace décadas un grado de vulnerabilidad social importante.
En la medida que se sostenga y repliquen las inequidades existentes en nuestra tierra, el mundo será menos justo y saludable. Y las enfermedades circularán más rápido y los daños serán más profundos.
El Covid-19 permitió advertir la frágil situación en la que nos encontramos, y mostró con toda crudeza la desigualdad estructural en la que vivimos, sobre todo en nuestra provincia.
Hace falta hacer mucho más para prevenir contagios, para evitar muertes, pero sobre todo, para que los que sufren por estar marginados, no tener trabajo o vivir en situaciones de extrema pobreza puedan superar esa situación.
Parece una obviedad, pero no lo es. La salud debe ser universal. Debe asegurar que todos, en todas partes, tengamos acceso a servicios sanitarios de calidad siempre.
Las políticas que se apliquen deben permitir que tengamos una vida sana para nuestro desarrollo individual y colectivo. Sin salud es imposible avanzar y sin equidad, no hay salud.
Por eso es necesario modificar muchas relaciones de producción y de contención social existentes, las mismas deben asegurarnos un mejor futuro.
Se deben aplicar políticas que eviten los hacinamientos, el trabajo informal, la brecha digital, el difícil acceso al sistema sanitario.
El Covid-19 nos obliga a profundizar la reflexión colectiva, a analizar detenidamente el sistema económico, político y sanitario del que formamos parte.
La realidad ha reflejado la fragilidad e insostenibilidad del sistema que nos condiciona. Por ejemplo, no puede ocurrir que los países ricos se hayan apropiado de unas 3.800 millones dosis de vacunas de diferentes fabricantes, contra 3.200 millones para el resto del mundo.
Los países más pudientes y poderosos han reservado dosis para vacunar varias veces a su población, mientras cientos de países no llegan a las dosis
que necesita para poder inmunizar a su personal de salud.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.