La Prensa de Santa Cruz

Diario La Prensa de Santa Cruz

Atención médica gratuita a los extranjeros, el debate que viene

Atención médica gratuita a los extranjeros, el debate que viene
Caleta Olivia
Desde hace dos ańos se hizo notable el aumento de pacientes extranjeros en el hospital zonal de Caleta Olivia, y de acuerdo a estos registros, lo que en principio era una mayoría de chilenos (no residentes) y bolivianos (con domicilio en esta ciudad ) ahora tiene una marcada mayoría de ciudadanos provenientes de la República Dominicana.
“Nuestro sistema de salud en el país es muy generoso y no hacemos distinción a ninguna persona”, sostuvo ayer la directora del Hospital Zonal Patricia Zari, al consultarle sobre la atención médica que se brinda en los nosocomios del país.
El debate se dio luego de que se conociera que el presidente de Bolivia, Evo Morales, desautorizara la atención gratuita de la salud a ciudadanos argentinos en ese país. Algo que ya ocurre de hecho en Chile, en donde los turistas de nuestros país deben pagar por cada servicio médico que requieren, por más mínimo que sea.
Ayer, consultada al respecto de la situación en el hospital mas grande de la zona norte
( tiene una amplia cobertura geográfica), la directora del Zonal sostuvo: “atendemos a todos por igual y hasta hace dos ańo predominaba en un importante número a extranjeros de origen chilenos y bolivianos”.
La profesional informó que desde hace dos ańos “aumento notablemente la consulta a paciente de República Dominicana y de Paraguay. Realmente tuvimos una invasión de personas de dominicana”, consignó Zari.
Generosidad
En contra partida al “generoso” sistema de salud de nuestro país, cuando los argentinos viajamos al exterior – principalmente a los países limítrofes – tenemos que pagar por cada mínimo tramite de atención.
Un caso que refleja esta disparidad en cuanto al trato de los extranjeros, es el ocurrido recientemente a un vecino de Caleta Olivia.
Se trata de un trabajador camionero y su esposa, empleada publica provincial, que relató al diario Mas Prensa, que de visita en Chile; la mujer embarazada tuvo un inesperado adelanto del parto.
Al concurrir al hospital público chileno “debimos pagar desde el inicial examen de rutina, hasta la posterior internación e insumos”, dijo. Vale mencionar que por tratarse de un bebe prematuro, tras dar a luz, la mujer y su hijo debieron quedar internados por unos diez días. Un detalle, según el calculo realizado, el costo de la atención en el nosocomio chileno, alcanzó el valor de un automóvil cero kilómetro de gama baja (200 mil pesos).
El caso opuesto tuvo lugar el pasado lunes en el Hospital Zonal cuando concurrió una parturienta boliviana de 16 ańos – llegada apenas hace diez días a Caleta Olivia y sin documentos – quien fue atendida con todos los servicios prenatales y pos parto.
La adolescente boliviana habría viajado al sur de argentina, con el dato de que aquí en donde existe una gran cantidad de residentes, encontraría atención médica de primer nivel y gratuita.
“Esto es cosa de todos los días. Nosotros brindamos atención médica 100% 100 gratuita y sin restricciones”, admitió un médico del zonal.
Otro caso, que refleja la actitud “humanitaria” que en algunos casos roza la injusticia, es el de un ciudadano boliviano que recibió un marca pasos de primera generación, que fue pagado por el Estado Argentino. Este hombre mayor, tenía diagnosticada la insuficiencia cardiaca y prescrito el marcapasos, desde hace 10 ańos por el sistema de salud de su país. Al mes de llegar a Caleta Olivia, por pedido de la comunidad boliviana – aparentemente se trataba de un cacique o un anciano de influencia en la comunidad- el Hospital Zonal hizo los trámites para la colocación y tratamiento de la dolencia. Mientras esto ocurría, había ciudadanos argentinos en lista de espera para ese tratamiento. Este caso fue confirmado por fuentes del hospital, y ocurrió hace pocos ańos atrás.
El gobierno nacional marca su postura
En este contexto, ayer, en medio de la polémica de alcance nacional, el jefe de Gabinete, Marcos Peńa, aceptó la posibilidad de que el Congreso de la Nación pueda discutir la firma de convenios de reciprocidad en materia de prestaciones sanitarias con los países vecinos.
“La posibilidad de que esto se debata en el Congreso y se pueda dar un marco general para todas las provincias podría ser algo que nosotros veríamos con buenos ojos”, afirmó.
Peńa confió en que ese debate puede darse “maduramente” y advirtió que “es un error muy bajo querer asociar esta discusión a cualquier vinculación de xenofobia o discriminación”.
Explicó que “esto aplica tanto para cualquier residente o ciudadano de otro país que venga a la Argentina” como para “cualquier argentino que vaya al exterior y se tenga que atender en ese sistema de salud”.
El Jefe de Gabinete se refirió a este tema al ser consultado durante una conferencia de prensa que ofreció en Salta, donde ayer encabezó el primer Encuentro Regional del Norte celebrado en el marco del Plan Belgrano.
Hoy, en medio de la tensión desatada por la atención médica de extranjeros en Jujuy, el gobierno de Bolivia rechazó el pedido argentino enviado en octubre del ańo pasado para que el país vecino adopte la misma postura que la Argentina y brinde cobertura a los inmigrantes.
Reciprocidad
Por su parte, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, sostuvo que “no hay ningún país que no cobre a un extranjero toda al prestación de la salud”.
Seńaló que la propuesta que tiene en estudio su gobierno “pasa por una condición esencial, que tiene que ver con la reciprocidad, que es la base para garantizar el principio de igualdad”.
“Yo creo que no hay reciprocidad”, remarcó Morales respecto del cuadro de situación actual.
Apuntó que “en el resto de los países del mundo, no solo en los limítrofes, cada argentino que va debe pagar por la prestación de salud”.
“Hay casos de Bolivia y Chile que no dejan salir a los argentinos si no pagan, y en muchos casos nuestros consulados tienen que firmar garantías para pagar todas las prestaciones de salud”, indicó.
Peńa subrayó que el gobernador Morales ha planteado “una postura valiente que hay que mirar con mucha atención”.
Un proyecto incluiría la Salud pública y educación
Ayer un grupo de diputados de Cambiemos fue más allá todavía y presentó un proyecto de ley que abre las puertas a que el Estado pueda cobrar tanto por la salud como por la educación a los inmigrantes que no sean residentes permanentes.
El proyecto, según explicaron sus impulsores, exige “reciprocidad en la gratuidad de la educación y salud”. La intención es que la Argentina pueda o bien cobrarles a sus países de origen o, en última instancia, a los propios extranjeros en los casos en los que esos países no ofrezcan atención médica o educación gratuita a los argentinos.
La iniciativa es del diputado Luis Petri, quien la presentó junto a los diputados de Cambiemos Waldo Wolff, Eduardo Amadeo, Facundo Suárez Lastra, Julián Dindart, David Schlereth, Gustavo Menna, José Carlos Núńez, Martín Hernández y Estela Regidor, entre otros.
Reciprocidad
El proyecto, resumieron sus impulsores, “establece un régimen de reciprocidad, compensación y arancel para extranjeros no permanentes que usen los servicios de salud y educación universitaria”. Lo que se busca, apuntaron en un comunicado, es “regular el acceso gratuito a los servicios de educación y salud de los inmigrantes sobre la base de criterios de reciprocidad”.
“El objetivo del proyecto es garantizar el acceso igualitario a todos aquellos extranjeros que elijan residir en la Argentina de manera permanente, que vengan a trabajar, que aporten al crecimiento del país y que quieran proyectar sus sueńos aquí y establecer un régimen para aquellos extranjeros no permanentes a fin de afrontar los costos de los servicios”, explicó Petri.
La situación de los extranjeros que tengan calidad de residentes permanentes se mantiene inalterable, es decir que seguirán pudiendo acceder a la educación universitaria y salud gratuita. Pero para aquellos que ingresan al país “con carácter temporario, transitorio o precario, se establece el acceso a los servicios de educación universitaria y salud en forma gratuita” solo si existe reciprocidad, es decir, si los argentinos gozan de los mismos derechos en los países de origen de esos inmigrantes.
La iniciativa prevé que si no hay reciprocidad “ni compensación entre el país de origen de la persona que goza del servicio y la Argentina (…), el Estado estará facultado a exigirle a ese país una compensación por los servicios prestados”.
Y también prevé “como última instancia –sólo en el supuesto en que no exista reciprocidad de trato, ni exista convenio de compensación entre la Argentina y el Estado del cual proviene el residente transitorio, temporal o precario–“ que el Poder Ejecutivo pueda “establecer ‘tasas retributivas’ o ‘aranceles’ para afrontar el costo de los servicios de salud y educación”.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.