La Prensa de Santa Cruz

Diario La Prensa de Santa Cruz

Santa Cruz y la megaminería

mineria

Una encuesta para saber la opinión de los santacruceños respecto a los beneficios o perjuicios de la mega minería en esta provincia comenzó a ser realizada esta semana vía telefónica.
El sondeo que consiste en un cuestionario de más de 20 preguntas diversas y que dura cerca de 3 minutos dependiendo de la rapidez de las respuestas; tiene características “anónimas” ya que ni los consultados deben identificarse, ni la empresa que desarrolla el testeo lo hace.
Simplemente al usuario de línea fija al que le ingresa la llamada se lo informa que será sujeto de un cuestionario sobre su opinión de diversos temas.
Vale mencionar que la encuesta es una grabación a la que se responde pulsando los botones del teléfono.

Cuestionario
Cuando inicia el cuestionario se pide que referencie en cuanto edad y sexo, con las opciones 1 y 2; para luego pasar a la grilla de preguntas sobre cuestiones sociales y políticas.
Qué opina de la gestión de Alberto Fernández como presidente en dos meses de gobierno, o cómo evalúa la gestión de Alicia Kirchner en su segundo mandato, son dos preguntas que se destacan en el inicio del cuestionario y que podrían hacer suponer al encuestado que se trata de un sondeo de nivel político.
También se pide la evaluación – con 6 opciones que van desde muy bueno a muy malo – respecto a la situación económica de la provincia; el empleo a nivel general y personal y las perspectivas para el 2020. Una vez que finaliza esta parte del cuestionario, la voz grabada informa que se cambiará de tema y las preguntas se vuelvan directamente hacia el tema de la mega minería.


Impacto
A quienes siguen respondiendo el cuestionario luego de la primera tanda de preguntas se lo consulta sobre su opinión de los beneficios de esta actividad extractiva. En un rango que va desde significativo a muy significativo, se pide respuestas sobre cuestiones de impacto ambiental, impacto laboral y sobre los beneficios económicos para la provincia de Santa Cruz.
También se consulta sobre la opinión sobre si esta actividad genera conflictos laborales, económicos o ambientales y cómo se evalúan los controles de los entes provinciales a las mineras.
Luego se vuelve a informar que se cambiará de tema y así se pasa a una consulta muy puntual: Se van enumerando las empresas instaladas en Santa Cruz dando el nombre de las compañías y de los yacimientos y se pide que se conteste si se las conoce o no.
El cuestionario termina de manera casi abrupta con la frase “muchas gracias por su tiempo”.

Intereses
Es importante aclarar que este tipo de encuestas es relativamente usual, sobre todo en temas electorales y que habitualmente son los sectores con intereses quienes contratan consultoras para evaluar luego en base a la opinión pública, las acciones que se realizarán.
En este caso es evidente que en el 2020, el tema de la mega minería será central en Santa Cruz y que ya sea las empresas o el mismo gobierno están sondeando a la opinión pública para luego actuar.
Cabe recordar que en diciembre de 2019, la provincia de Mendoza había avanzado en un proyecto para habilitar emprendimientos mineros, pero el rechazo popular que incluyó piquetes de vecinos en Navidad y casi hasta las vísperas de año nuevo, determinaron que la Legislatura provincial y luego el Ejecutivo dieran marcha atrás con la iniciativa. Un detalle a tener en cuenta es que en ese momento, el recientemente electo presidente, Alberto Fernández, no opinó al respecto del caso Mendoza. Pero un detalle a tener en cuenta es que meses antes se había reunido con el Lobby minero para aclararles que esas empresas tendrían una “gran oportunidad” si él ganaba.

El debate
El debate en Mendoza no tuvo relación con el impacto económico, sino con el uso de un recurso natural muy escaso: el agua.
La nueva iniciativa modificaba los artículos 1, 3, 4, 5 y 7 por los que se habilitaba la utilización de cianuro y de ácido sulfúrico -lo que permite separar los metales extraídos de la roca- y habilitaba la minería metalífera a cielo abierto. Sí se mantenía la prohibición del uso del mercurio.
Además, creaba una comisión Bicameral “de contralor ambiental y seguimiento de actividades extractivas” que debía informar anualmente el estado del ambiente en relación con la actividad minera y petrolera.
Durante el debate legislativo, el gobierno de Mendoza argumentó que los cambios en las regulaciones mineras generarían 17.550 puestos de trabajo directos y que podrían llegar a 39.240 empleos cuando los seis grandes proyectos mineros en carpeta estuvieran funcionando. Más allá de estos anuncios, y de los argumentos que usaba el gobierno para defender los proyectos mineros, los mendocinos rechazaron de plano la instalación de la mega minería.
¿Que pasará en Santa Cruz? Es imposible anticiparse pero al parecer aquí tienen un escenario más favorable: una Legislatura con “mayoría absoluta” y una sociedad que nunca pudo o supo sostener las posturas en rechazo de medidas que iban contra los intereses comunes, o incluso en defensa de recursos tan esenciales como el agua.

Cuando se conoció que Hensel sería secretario de Minería, organizaciones ambientalistas de San Juan, Catamarca, Santa Cruz y Chubut publicaron una carta expresando “preocupación” por su designación.
A nadie escapa el grave incidente en San Juan, donde la multinacional Barrick Gold fue responsable en dos años de cuatro derrames de solución cianurada y mineral de oro sobre cursos de agua. Según un informe de la Policía Federal, cinco ríos de Jáchal contienen niveles de cianuro que afectan a la vida acuática y un relevamiento de la Universidad Nacional de Cuyo determinó que en el afluente de ese río había “metales pesados”.
Barrick reconoció en 2015 que derramó 1.070.000 litros de “solución cianurada”, convirtiendo el derrame en el peor desastre minero de la historia del país. A eso se sumaron denuncias por la violación de la Ley de Glaciares (que la Corte Suprema validó como constitucional este año) de parte de la empresa, entre otras irregularidades.

La “profecía” de Mayoral
Hace exactamente 10 años, el entonces secretario de Minería de la Nación decía en China: “la Argentina será en la década del 2020, una potencia minera, multiplicando por 10 la producción de cobre e incrementando notablemente la de plata, mientras que el oro también aumentará su producción dos veces y media, colocando a nuestro país al quinto puesto”.
El entonces funcionario (ahora preso) dijo esto en Beijing, al presentar el seminario “Minería Argentina: Oportunidades de Inversión”, en lo que el gobierno de la entonces presidente Cristina Fernández consideraba la más importante “misión comercial en la República de China”.
En ese escenario, Mayoral, quien fue el principal orador señaló algo que hoy tiene absoluta sintonía con el nuevo Secretario de Minería, puesto por el presidente Alberto Fernández, Alberto Hensel. (ver aparte: “La Era del Oro”)
Mayoral presagió lo que la actual administración nacional planea llevar a cabo, aunque mas que un presagio es la continuidad de un proyecto político que ha dado muestras respecto al poco interés que tiene en la preservación de los recursos naturales sobre las mega ganancias.
Así, ante los directivos de unas 80 empresas multinacionales, anunciaba: “estamos armando una estrategia, interpretando hacia dónde va el mundo para poder insertar a la Argentina en ese rumbo y atraer un importante flujo de inversiones que nos permitan desarrollar el sector”.
Mayoral, lo dijo el 19 de marzo del 2010 en China y con el retorno al poder del kirchnerismo, parece que la “profecía” sobre el “2020 y la minería”; se va a cumplir.
Vale mencionar que Mayoral actualmente está imputado por presunto pago de sobreprecios en las obras de la usina Río Turbio (causa 9608/2018 caratulada «De Vido Julio y otros sobre abuso de autoridades y violación de deberes de funcionario público»).

Hensel: “Se viene una era del oro”
A pocos días de asumir la presidencia, Alberto Fernández recibió en la Casa Rosada, al gobernador de San Juan, Sergio Uñac, y a directivos de la minera canadiense Lundin Gold Inc., que tiene dos megaproyectos para la explotación de cobre y oro en la provincia cuyana. En San Juan otra canadiense, Barrick Gold, sigue operando Veladero, el emprendimiento donde derramó impunemente millones de litros de agua cianurada a los ríos de la provincia. Quien debió controlar a la empresa ante una daño ambiental de enormes proporciones fue el entonces funcionario sanjuanino y actual Secretario de Minería, Alberto Hensel.

Green New Deal
La metáfora popular que señala la paradoja de “poner al lobo a cuidar las gallinas”, nunca fue mas apropiada. Hensel, más conocido en las asambleas en defensa del agua de San Juan como lobista de la Barrick Gold. Kulfas, además, había anticipado su plan de lanzar un “Green New Deal” (literalmente en español: «Nuevo trato verde/ecológico)”. Ahora como Secretario de Minería de la Nación, tiene todo el “gallinero” a su merced.
Su rotunda frase: “se viene una era de oro en Argentina”, expresa claramente sus ideas sobre lo que hay que hacer, y eso incluye avanzar sobre otros recursos, a su entender menos preciosos que el oro.
“El país necesita recursos pero hay que tener en claro que no podemos impedir la inversión futura; la instrucción del Presidente es trabajar en todos los obstáculos para avanzar”, dijo Hensel cuando asumió. Esto es más que claro, y lo que el funcionario denomina obstáculos es entre otros, la ley de Glaciares.
“Hay que hacer un enorme esfuerzo para tratar de poner en marcha los proyectos que tenemos a lo largo de la cordillera especialmente de cobre y oro (porque) el gran efecto multiplicador está ahí”, afirmó con el argumento de la reactivación del empleo y el impacto sobre las economías regionales.
Pero en Santa Cruz, una provincia que ya tiene sus “emprendimientos mineros” desde hace años, este famoso efecto multiplicador no se ha dado. Sin datos oficiales sobre la actividad minera en esta provincia, los santacruceños poco perciben de los famosos efectos multiplicadores, que claramente no existen.
Según especialistas, el mercado del oro mueve mundialmente unos US$ 140.000 millones, el cobre un poco menos y el litio US$ 4.000 millones, y esgrimiendo estos datos, Hensel remarca: “queremos ver los proyectos desde Jujuy a Santa Cruz y hacer la evaluación para poner lo más rápido posible en marcha algún proyecto”.
No quedan dudas, han puesto el ojo en esta provincia y avanzarán con la mega minería, pese a que se opongan los sectores ambientalistas, y con el argumento que: “Si hay una actividad que está absolutamente regulada, reglada y controlada con conciencia ambiental, esa es la minería”, Hensel ya definió cual será su plan de acción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *