La Prensa de Santa Cruz

Diario La Prensa de Santa Cruz

La Virgen de Luján que estuvo en Malvinas no estará en Caleta Olivia

virgen1

Comodoro
Desde el Obispado para las Fuerzas Armadas y Fuerzas Federales de Seguridad informaron el cronograma tentativo, en donde no figura la ciudad de Comodoro Rivadavia, ni Caleta Olivia. En diciembre, la Virgen de Luján partirá rumbo a Santa Cruz.
Tal como informó ADNSUR días atrás, el lunes 4 de noviembre, la imagen que acompañó a los soldados argentinos durante la Guerra de Malvinas arribó a nuestro país.
Desde este lunes 11, la virgen comenzó a recorrer ciudades de Neuquén, donde permanecerá hasta el miércoles 20, y pasará por Río Negro a partir del 21 de noviembre y hasta el próximo 27.
Luego, el 28, la imagen religiosa llegará a Chubut, pero lamentablemente no llegará a Comodoro Rivadavia.
Según pudo saber ADNSUR, la virgen llegará a Esquel el día 28, donde tendrá lugar una Misa en el Escuadrón 36 de Gendarmería Nacional Argentina.
Luego será trasladada al Regimiento de Caballería de Exploración 3 “Coraceros General Pacheco”, Ejército Argentino, donde habrá una misa al día siguiente.
El 30 llegará a José de San Martín, donde visitará las unidades de las Fuerzas Armadas y Fueras Federales de Seguridad de las localidades de Río Mayo y Sarmiento, según detalló el Obispado para las Fuerzas Armadas y Fuerzas Federales de Seguridad.
Finalmente, el 12 de diciembre viajará a la provincia de Santa Cruz, donde visitará las ciudades de Perito Moreno, El Calafate, Río Turbio y luego será el turno de Tierra del Fuego. Estará en Ushuaia, Río Grande y San Sebastián.

En Neuquen
Fue uno de los momentos más emotivos e impactantes que retumbaron en el cenotafio de los Caídos de Malvinas en el Parque Central: “Que el gobierno inglés tomen nota de lo que están haciendo sus combatientes y su pueblo, de las cosas que están devolviendo, y nos devuelvan las Islas Malvinas, porque de esa manera habrá una reconciliación efectiva”, dijo Daniel David, uno de los integrantes el Centro de Veteranos de Guerra de Malvinas de Neuquén.
Después de las 18:30 del lunes, la ciudad tuvo la oportunidad de tener a la Virgen de Luján, esa que acompañó en abril y hasta junio de 1982 a los soldados que pelearon en las islas, de la mano del capellán Vicente Martínez Torrens.
La imagen de la Inmaculada llegó en avión alrededor de las 15 a Neuquén y hubo una extensa caravana para recibirla.
Acto seguido, fue llevada a un acto en el cenotafio, donde estuvieron el gobernador Omar Gutiérrez; el secretario de Coordinación de la comuna, Marcelo Bermúdez; el capellán Martínez Torrens e integrantes del Centro de Veteranos de Guerra de Neuquén.
“La Virgen representa muchas cosas, fue la que anduvo en todas las posiciones que tenían los soldados en la guerra, y estamos muy emocionados”, indicó David consultado por este diario.
La imagen religiosa fue devuelta hace un mes por el obispo castrense del Reino Unido, monseñor Paul James Mason, a su par argentino, Santiago Olivera.
La Virgen, que acompañó a muchos jóvenes combatientes, ya había sido recibida también por el papa Francisco y está recorriendo ciudades y centros de veteranos del país.
“Compartimos un momento de profunda emoción y reconocimiento hacia nuestros veteranos y recordamos a quienes entregaron su vida en defensa de nuestra patria”, tuiteó el gobernador Gutiérrez, en el momento de recibir la imagen religiosa.


Paradero
Su paradero parecía desconocido. Cuando finalizó la guerra, la Virgen de Luján enviada para proteger a los soldados argentinos durante el conflicto bélico, se entronizó en la ventana oriental de la Catedral de San Miguel y San Jorge de Aldershot, en el condado de Hampshire, sede del obispado castrense británico, a través de la gestión del monseñor Dan Spraggon, dado que en la parroquia Saint Mary de las Islas Malvinas, donde permaneció a resguardo durante la guerra, había dos imágenes: unos turistas argentinos ya habían dejado una imagen décadas atrás.
La trasladaron a la catedral británica en memoria de los caídos durante el conflicto bélico, sin banderas, patrias ni distinciones.
Debajo de la santa patrona, una placa negra explicaba en inglés: “Los argentinos invadieron las Islas Malvinas en 1982 y llevaron con ellos esta estatua de Nuestra Señora de Luján. Después de su rendición dejaron la imagen con el prefecto apostólico de las islas, monseñor Dan Spraggon. Él se la presentó al padre Alfred Hayes, quien estaba con las fuerzas británicas a lo largo de la campaña”.
Cuando Daniel Doronzoro, fundador y presidente del grupo “La Fe del Centurión”, de la diócesis de Quilmes, encontró en un recorte periodístico la historia de su traslado contada por el médico militar inglés James M. Ryan, motorizó las gestiones para su repatriación.
La causa involucró al obispado castrense, la diócesis que nuclea a las Fuerzas Armadas y a las fuerzas de seguridad: el monseñor Olivera le envió una comunicación formal al obispado británico.
El obispo Paul James Mason aceptó la restitución de la Virgen y en retribución y en señal de gratitud, las autoridades argentinas ofrecieron entregarles una réplica de la imagen.
Monseñor Mason calificó el traspaso como un signo de conexión, fe compartida y buena voluntad pacífica entre ambas naciones, y Monseñor Olivera, lo describió como un símbolo de fraternidad, de diálogo y respeto.
El intercambio se realizó el 30 de octubre en el Vaticano: el papa Francisco bendijo ambas imágenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *