La Prensa de Santa Cruz

Diario La Prensa de Santa Cruz

José López: “Me usaron de chivo expiatorio”

lopez

Buenos Aires
Después de mucho pensarlo, voy a declarar y voy a decir todo”, afirmó José López, ex Secretario de Obras Públicas, en su primera presentación en el juicio oral en su contra por enriquecimiento ilícito vinculado a los bolsos con 9 millones de dólares que buscó esconder en junio de 2016 en un convento de General Rodríguez. En ese momento, no había dado nombres ni mayores precisiones, pese a la expectativa generada, respecto al origen del dinero.
Esta vez, López dio más detalles y mencionó a la ex Presidenta en varias oportunidades: “Yo sabía que los mensajes venían de Cristina Kirchner”, señaló, y agregó que fue “perseguido” por “el gobierno que integré”.
En una nueva indagatoria ante el Tribunal Oral Federal 1 (TOF 1), integrado por los jueces Adrián Grünberg, José Antonio Michilini y Ricardo Basílico, después de convertirse en “arrepentido” en la causa de los cuadernos de las coimas, el ex funcionario K empezó a declarar después de las 10 por videoconferencia.
Desde el domicilio resguardado que tiene por ser un imputado protegido después de declarar en contra del matrimonio Kirchner y otros colaboradores y funcionarios de la anterior gestión, como también en contra de empresarios, López, de campera marrón, en tono pausado y firme, buscó dar precisiones sobre el origen del dinero de los bolsos.
Fue en la madrugada del 14 de junio de 2016 cuando buscó esconder en un convento de General Rodríguez casi 9 millones de dólares, 153.000 euros, 59.000 pesos y relojes Rolex.

Los motivos
¿Qué dijo López sobre ese dinero? “Deseo explicar los motivos por los cuales no fui más preciso en las anteriores declaraciones: por temor a Cristina Kirchner, que es muy vengativa, desde que la conozco, hace mucho tiempo”.
Entonces empezó el relato de la madrugada en la que terminó detenido. “A mediados de mayo de 2016 fui citado a una reunión por Fabián Gutiérrez, quien fuera secretario privado de Néstor y Cristina Kirchner. Me dijo que necesitábamos mover una plata de Daniel Muñoz sin que se enterase su mujer, Carolina Pochetti, un monto grande. Dijo que era plata de la política”.
Pero más adelante apuntó directo contra la ex Presidenta: “Yo sabía que los mensajes venían de Cristina Kirchner más allá de que me decía que no quería que se enterase la mujer de Muñoz”. ?
A continuación, detalló algunos planteos realizados por Gutiérrez: “Me dijo que esto (mover el dinero) salga lo mejor posible para todos, me dijo que necesitábamos que se cumpla, sino las consecuencias pueden ser tremendas parta vos y tu familia”.
Fue el 13 de junio a la mañana cuando según su declaración, López dijo que recibió un mensaje de Gutiérrez que decía “hoy es el día”. “Ese 13 de junio me llamaron al rededor de las 23 horas. Como eran muchos bolsos me pidieron que unifique, por eso agarré una valija y como había un paquete importante de euros los puse en un bolso de mano color violeta, no sé la cantidad de euros. Ahora me entero por mi defensa que el bolso violeta no está en la causa”.
En la continuidad de aquella noche, López indicó que “me obligaron a subir al auto unas personas y salí de la casa rumbo al convento. Allí me esperaban tres personas y me dijeron que debía quedarme, que al otro día pasarían a buscar todo”.
Comenzó según él, su travesía y una noche de “mucho nerviosismo”. “Arrojé los bolsos por los muros y salté para ir a avisar que me abrieran el portón y así ingresar el auto con la valija y el bolso violeta. Les avisé en alta voz a quienes me vigilaban que ‘ahora sigo’ y por eso dejé el auto en marcha”. “Como el auto estaba vigilado pedí hablar con la Madre Alba”, prosiguió.
“Hablé para solicitarle que me iba a quedar esa noche en el Convento”, declaró sobre su diálogo con la monja que lo recibió.
– “¿Querés asilo? Qué hiciste, robaste algo, qué te pasa?”
– “Madre yo no robo, yo ayudo al convento”, sostuvo.
Cuando ingresaron al dormitorio con unos escones pedidos por la Madre Alba, “una de las monjas me avisó que estaba la policía afuera y me puse muy nervioso y salí para ver si estaban las personas que me siguieron, no estaban y me puse más nervioso. Aturdido, me pasaron mil cosas por la cabeza, pensé que me habían entregado, que me habían usado como chivo expiatorio. Y empezó allí el operativo policial como si fuera una película. En ese momento sentí que ya no quería vivir más”.


Las acusaciones
En el inicio del juicio, ante el fiscal Miguel Ángel Osorio, la secretaria del Tribunal leyó las acusaciones formuladas por el fiscal Delgado, y a continuación, se escuchó la decisión del juez Daniel Rafecas, que dio por clausurada la instrucción.
Ambas lecturas coincidieron en un planteo: “Hay prueba suficiente” para “tener por acreditado el enriquecimiento ilícito de López y de su mujer, y en particular la compra del terreno y la construcción de la casa ubicada en Dique Luján, el departamento de la calle Las Heras y la tenencia del dinero hallado en el Monasterio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *