La Prensa de Santa Cruz

Diario La Prensa de Santa Cruz

La justicia libera a un delincuente porque no existe peligro de fuga

La justicia libera a un delincuente porque no existe peligro de fuga
Caleta Olivia

Un hombre con antecedentes delictivos, y que fue detenido en un allanamiento recuperó su libertad el martes, luego de prestar declaración indagatoria en el Juzgado de Instrucción 2, a cargo del doctor Mario Albarrán.


Según datos recabados por Diario Más Prensa, el delincuente fue detenido por efectivos de la DDI de zona norte, luego de dos allanamientos realizados en los barrios Esperanza y 8 de Julio.

Tras declarar, el hombre identificado como Julio Gastón Ampuero (26), fue liberado, decisión que tomó la justicia debido a que consideró que “no hay peligro de fuga”.

Ampuero fue detenido, luego que las cámaras de seguridad lo registraran asaltando un mercado en el barrio 3 de Febrero.

En el caso intervino personal de la Seccional Tercera, quien luego del asalto contó con la colaboración de personal de la DDI de zona norte, para iniciar las investigaciones y dar con el autor del hecho. Inclusive se conoció la marca del vehículo en la que se movilizaba Ampuero, aunque el rodado no fue hallado. De todas maneras, en las cámaras se identificó sin inconvenientes su identidad.

En los allanamientos, también se secuestró la ropa que ese día llevaba puesto.

Ampuero fue detenido el lunes por a noche, en el allanamiento realizado en el barrio 8 de Julio y posteriormente quedó alojado en carácter de incomunicado en la comisaría.

Al día siguiente fue trasladado al Juzgado y allí se determinó que recupere su libertad.

El caso generó malestar en todas las fuerzas policiales teniendo en cuenta el gran despliegue que se organizó para dar con el auto del hecho.

En este hecho, Ampuero fue detenido por el asalto al mercado San Miguel, ubicado en la calle Cerro Otto al 1200 del barrio Vista Hermosa 2.

Según trascendió, el delincuente declaró ante la justicia que el día del asalto no llevaba un arma de fuego (como declararon las víctimas) y que en su mano portaba solamente un “cańo” de una moto, parecida a un arma, usada solamente para amedrentar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *